Saltar al contenido
900 833 020Contacto Online
Visítanos en Facebook Visítanos en LinkedIn Visítanos en Twitter Visítanos en Instagram
Durán y Durán Gestoría
septiembre 9, 2020
LSO Autónomos

Casos de éxito en autónomos que se acogen a la Ley de Segunda Oportunidad

Desde Duran y Duran Gestoría hemos podido tramitar con éxito unas cuantas docenas de casos de autónomos, los cuales han podido “librarse” del 70% de sus deudas con Hacienda. Estamos hablando de recurrir al BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho).

Desde Duran y Duran Gestoría hemos de indicar que algunos casos que hemos tenido de autónomos que han solicitado el BEPI, Hacienda se opuso porque todavía habían cantidades pendientes. En nuestro caso, el TS (Tribunal Supremo) aceptó que nuestros clientes no pagasen la totalidad de la deuda con Hacienda, ya que el cliente reconoció la deuda y ofreció un pago parcial.

En este sentido, el tejido empresarial de este país, principalmente compuesto por PyMEs y Autónomos, ha llevado a muchos autónomos a avalar deudas contraídas por sus empresas. Este caso es un claro ejemplo (o radiografía) de cómo está compuesta la salud financiera de más del 60% de las empresas del territorio español. Muchos autónomos que tienen, además, una S.L. y que avalan operaciones de crédito y financiación por exigencia de los bancos en cuanto a la cobertura de garantías suficientes. Por supuesto, la exoneración para los autónomos en este tipo de situación, en las cuales han avalado personalmente una operación de crédito para la S.L., debe regirse por lo dispuesto en la Ley de Segunda Oportunidad en cuanto a los requisitos que se deben cumplir.

Dichos requisitos son:

  1. Que el concurso no haya sido declarado culpable.
  2. Que el autónomo no haya sido condenado por delitos socioeconómicos en los últimos 10 años antes de la declaración del concurso.
  3. Que se haya celebrado un acuerdo judicial de pagos con los acreedores (o que dicho acuerdo se haya planteado).
  4. Que se hayan satisfecho los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados.
  5. Que no se haya obtenido el beneficio de la LSO en los últimos 10 años.
  6. Que no se hayan rechazado ofertas laborales.
  7. Que se acepte expresamente la inclusión en el Registro Público concursa.
  8. Además, muchos casos de sobreendeudamiento pueden tener que ver, en el caso de los particulares (pero también autónomos), con cláusulas abusivas que suelen contener ciertos productos bancarios o de empresas financieras. Nos encontramos con un bucle, casi infinito, de sobreendeudamiento del particular, ya que debe cubrir con financiación, deuda antigua no cubierta.

    En definitiva, desde Duran y Duran Gestoría te ayudamos a deshacerte de tus deudas y que puedas empezar de nuevo.