Saltar al contenido
900 833 020Contacto Online
Visítanos en Facebook Visítanos en LinkedIn Visítanos en Twitter Visítanos en Instagram
Durán y Durán Gestoría
mayo 26, 2021
El despido disciplinario

Despido Disciplinario: Todo acerca de este despido

El despido disciplinario es el procedimiento que aplica el empresario sobre un trabajador para extinguir la relación laboral, fundamentándolo en la incurrencia de incumplimientos graves por parte del empleado.

Este despido se caracteriza por el hecho de que no lleva aparejada una indemnización para el empleado, y también en que, para articularlo legítimamente bajo la normativa del Estatuto de los Trabajadores, las razones del despido deben ser claras, concisas y justificadas.

Tipos de despido disciplinario

Los despidos pueden tener tres calificaciones distintas, y cada uno de ellos plantea diferentes escenarios para el empresario, y también para el empleado.

  • Despido disciplinario procedente: Cuando el despido es justificado obtiene esta calificación, lo que implica la extinción de la relación laboral. El trabajador podrá cobrar un finiquito en base a su antigüedad en la empresa, pero no podrá cobrar la indemnización por despido.
  • Despido disciplinario improcedente: Cuando el despido es calificado como improcedente, el empresario tendrá la obligación de escoger entre la readmisión del empleado (abonando los salarios devengados, también denominados salarios de tramitación), o bien pagar la indemnización por despido que corresponda al trabajador.
  • Despido disciplinario nulo: Cuando obtiene la consideración de despido nulo, el empleado adquirirá el derecho de reincorporarse a la empresa (a diferencia del despido improcedente, en cuyo caso la decisión corresponde al empleador), así como a cobrar los salarios no percibidos durante el tiempo que no ha trabajado.

Causas que pueden justificar un despido disciplinario

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores es el encargado de definir de manera clara los requisitos por los que se puede hacer un despido disciplinario, que son los siguientes:

  1. Faltar repetida e injustificadamente al puesto de trabajo.
  2. Ausencia de disciplina u obediencia en lo que refiere a las tareas laborales para las que se ha contratado al trabajador.
  3. Ofensas verbales o físicas hacia el empresario u otros trabajadores de la empresa, o familiares de estos.
  4. Transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  5. Disminución del rendimiento laboral, siempre y cuando sea continua y voluntaria.
  6. El consumo de alcohol o sustancias estupefacientes, si estas afectan negativamente al desempeño del trabajador.
  7. Acoso laboral, ya sea por cuestiones raciales, étnicas, religiosas, orientación sexual, discapacidad, o sexual.

Estas son las siete principales causas por las que puede articularse un despido disciplinario, pero no son las únicas ya que el convenio colectivo de cada sector podrá recoger diferentes.

La carga de la prueba en los despidos siempre recae sobre el empresario, quien deberá demostrar de modo inequívoco que el trabajador ha incurrido en incumplimientos graves.

¿Qué hay del paro y de la indemnización tras un despido disciplinario?

Como hemos indicado anteriormente, tras este despido el trabajador quedará en situación legal de desempleo por lo que podrá acceder a cobrar el paro, siempre y cuando el despido no haya sido calificado como nulo o improcedente, en cuyo caso podría darse la situación en que el empleado sea readmitido en su puesto de trabajo.

En lo referente a la indemnización por despido, no será posible acceder a ella si finalmente el despido disciplinario ha sido calificado como procedente.

Me han despedido disciplinariamente, ¿Qué puedo hacer?

Si has sido objeto de este despido, el empresario deberá habértelo notificado mediante una carta de despido, donde listará las causas que justifican este despido. Si consideras que el despido no está debidamente justificado y, en consecuencia, no es procedente, debes saber que dispones de un plazo de veinte días hábiles para impugnarlo.

La situación de cada despido debe ser estudiada individualmente, por lo que, si te han despedido y estás en plazo de impugnarlo, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros para estudiar la viabilidad de la reclamación por despido.