Saltar al contenido
900 833 020Contacto Online
Visítanos en Facebook Visítanos en LinkedIn Visítanos en Twitter Visítanos en Instagram
Durán y Durán Gestoría
junio 9, 2021
Preaviso despido

El preaviso en los despidos

El preaviso en los despidos es la forma en la que el empleador debe comunicar al empleado, con antelación, la voluntad de extinguir la relación laboral.

No cumplir con el preaviso puede suponer que el empresario deba abonar al trabajador el salario correspondiente a cada uno de los días en los que se ha incumplido el preaviso: generalmente 15 días naturales, o menos, si el preaviso sí existió, pero no con la suficiente antelación.

Te explicamos qué contenido debe tener una carta de preaviso de despido, así como los tipos de despido que están sujetos a esta obligación.

¿Qué es y qué debe contener una carta de despido?

La carta de despido es la notificación escrita que se hace llegar al empleado donde se le manifiesta la voluntad de extinguir la relación laboral, y donde se argumentan las causas que motivan dicha acción, así como la fecha en que tendrá efecto.

Esta carta debe incluir, como mínimo, los siguientes puntos:

  • Una descripción muy clara sobre los motivos que llevan al empresario a despedir al trabajador
  • La fecha efectiva en la que se extinguirá el contrato
  • Datos de la empresa y del propio trabajador
  • Una carta de despido que no sea entregada de manera apropiada, o que contenga información errónea, podría traducirse en una impugnación por parte del empleado, obteniendo la improcedencia o nulidad del despido.

    La necesidad de notificar anticipadamente un despido

    No todos los despidos requieren que exista una notificación previa al empleado, ya que puede variar en función del tipo y duración del contrato, de la causa que motiva el despido, además de lo que pueda indicar el convenio colectivo, y que podría modificar las condiciones genéricas en algunos casos.

    No notificar correctamente el preaviso de despido de 15 días implica consecuencias económicas para el empleador, quien deberá abonar un día de salario por cada uno de los días de preaviso que no se hayan respetado. Del mismo modo, la empresa puede optar por abonar el importe correspondiente a estos 15 días, y sustituirlo legalmente por el preaviso.

    En el caso de que la empresa no abone esta indemnización, el trabajador podrá reclamarla judicialmente.

    Esta obligación de avisar anticipadamente también aplica a los trabajadores, quienes deberán notificar también con 15 días de antelación -o los que indique el convenio colectivo- la voluntad de abandonar el trabajo, excepto que se encuentren durante el periodo de prueba, o la baja voluntaria sea motivada por maternidad, incapacidad o excedencia.

    En el caso de que el trabajador no lo cumpla, la empresa podrá descontar del finiquito los días de ausencia de preaviso, e incluso reclamarlo judicialmente en el caso de que el importe adeudado del finiquito sea inferior a la cantidad que se reclama por falta de preaviso.

    ¿En qué tipo de despidos es necesario notificar un preaviso?

    Según el calificativo que obtenga el despido, será necesario notificarlo con anticipación.

    Despidos disciplinarios (aquellos motivados por falta de puntualidad, indisciplina, u otros comportamientos similares): No es necesario que la empresa preavise al empleado para ejecutar su despido.

    Despidos objetivos, despidos colectivos, o EREs: Será necesario que la empresa preavise al empleado para ejecutar su despido.

    Contratos temporales: Están sujetos al preaviso de despido, siempre y cuando la duración del contrato sea superior a un año.

    Contratos por obra y servicio: Cuando concluya la labor para la que el empleado haya sido contratado, también se le deberá notificar su despido con 15 días de antelación.

    Expediente de Regulación de Temporal (ERTE): Tanto la suspensión como la reducción de la jornada laboral de forma temporal, deberán ser avisados con 15 días de antelación a los trabajadores afectados.

    Conclusión

    Para extinguir la relación laboral con un empleado no basta con hacérselo saber de cualquier forma, si no que debe hacerse de manera justificada, y en algunos casos, mediante un preaviso. No hacerlo correctamente podría suponer la nulidad o improcedencia del despido.

    Si eres un trabajador y quieres abandonar tu empresa, evidentemente estás en pleno derecho de hacerlo, pero si no lo notificas anticipadamente también podrías estar incurriendo en un incumplimiento informativo con tu empresa, teniendo que abonar un importe económico proporcional a los días en los que no avisaste con anterioridad.

    Recalcamos también la importancia de recurrir siempre al convenio colectivo, ya que este podría sobre escribir algunas de las indicaciones de este artículo.